Entrevista a... PETER GENTZEL - BalonmanoVeteranos.comEntrevista a... PETER GENTZEL - BalonmanoVeteranos.com

LigasEquiposEntrevistasReportajesNoticias Multimedia Contacto
Entrevista a… PETER GENTZEL

Entrevista a… PETER GENTZEL

Uno de los más grandes porteros suecos de la historia que también tuvimos el placer de disfrutar en la Liga Asobal durante dos temporadas, y es que hablamos del grandísimo Peter Gentzel.

Obviamente sus inicios tuvieron lugar en su Suecia natal, donde jugó 11 temporadas en el Redbergslids IK antes de llegar a España. Ya en nuestro país jugó primero en el Bm Cantabria y después en el Bm Granollers en 2 temporadas que le catapultaron hacia la Bundesliga. Allí recaló primero en el HSG Nordhorn antes de llegar al todopodero THW Kiel.

6 Ligas y 3 Copas de Suecia, 1 Copa EHF con el Nordhorn y 1 Bundesliga y 1 Liga de Campeones con el Kiel componen un palmarés a nivel de clubes ciertamente envidiable por cualquier gran jugador. Mención aparte merece su papel con la Selección de Suecia con la que conquistó el Oro en el Europeo de 1998 y el Oro en el Mundial de 1999

Un portero increíble y espectacular con unos números inalcanzables y una enorme fiabilidad que le llevaron a ser nombrado mejor portero de los Europeos de 1998, 2000 y 2002, que nos ha regalado una gran entrevista en la que podemos conocerle un poquito más…


TRAYECTORIA

1988-99 Redbergslids IK (Suecia)
1999-00 Balonmano Cantabria
2000-01 Bm Granollers
2001-09 HSG Nordhorn (Alemania)
2009-10 THW Kiel (Alemania)

 


PALMARÉS

Clubes
6 Ligas de Suecia
3 Copas de Suecia
Copa EHF (Nordhorn)
Bundesliga
Liga de Campeones (Kiel)

Selección
Medalla de Oro en Europeo 1998
Medalla de Oro en Mundial 1999


DISTINCIONES PERSONALES

Mejor portero del Campeonato Europeo de Balonmano 1998, 2000 y 2002

Preguntas

Uno de los grandes porteros suecos con muchos títulos conquistados tanto a nivel de club como de selección. ¿Cuándo, cómo y por qué eliges el balonmano en tu infancia? ¿Por qué la posición de portero, que es la más complicada y determinante del balonmano?

Elegí el balonmano muy tarde, aunque empecé a jugar a los 8 años. De hecho, dejé el balonmano con 17 años y empecé de nuevo un año después por casualidad ya que los dos porteros del primer equipo se lesionaron. Terminé en la portería porque se ajustaba a mi personalidad y también tenía más talento allí.

Llegaste a España en 1999 ¿Qué te convención de la Liga Asobal para fichar por un club español? ¿Qué conocías de España y nuestro balonmano antes de tu llegada?

En realidad sabía muy poco sobre la Liga Asobal en ese momento. Había jugado dos partidos de la Copa de Europa contra San Antonio y también recibí información de Mats Olsson.

Hablando de nuestro país… ¿qué costumbres fueron las que más te llamaron la atención? ¿Qué fue a lo que más te costó acostumbrarte y qué cosas de nuestro país has hecho tuyas?

Como sueco del norte de Europa, el clima en España fue una de las cosas que nos atrajo a mi esposa y a mi cuando elegimos este destino, así como la comida y el vino. También queríamos aprender español. Diría que nos fue fácil adaptarnos a la forma de vida española, y lo disfrutamos.

Estuviste dos temporadas en España en 2 equipos distintos ¿Qué recuerdos guardas de tu primera temporada en el Balonmano Cantabria? ¿Qué recuerdos de la segunda en Granollers?

Nos gustó mucho Santander como ciudad, con su gente y una comida deliciosa, aunque desde el primer día hubo grandes problemas económicos en el club. Estos problemas económicos fueron la razón por la que no nos quedamos más tiempo. En Granollers ya teníamos a nuestros amigos Vranjes y Sivertsson y nos integramos muy bien en el club en general y en el equipo en particular.

Hablando de la Liga Asobal que tu conociste… ¿Qué equipos y aficiones fueron las que más te gustaron? ¿Qué grandes recuerdos te llevaste de nuestro país? ¿Qué crees que pasó para que no viéramos a la mejor versión de Peter Gentzel aquellas dos temporadas?

Mis recuerdos más intensos son los partidos fuera de casa en León y Valladolid. Disfruté mucho jugando allí tratando de silenciar a sus fans. Yo diría que en mi primera temporada en Santander jugué a un alto nivel y me fue muy bien, ya que el equipo terminó muy bien en la Liga. El segundo año en Granollers estuvo bien, pero podría haber sido mejor.

Jugaste primero en Suecia, luego en España, y por último en Alemania. ¿Qué grandes diferencias tiene el balonmano en Alemania y por qué allí lo viven con tanta pasión y llenando los pabellones? ¿Qué destacarías como positivo y negativo del balonmano de la Bundesliga?

La gran diferencia entre los partidos de liga en España y en Alemania es el ambiente en los pabellones. Más espectadores y aficionados en Alemania hacen que cada partido sea más divertido de jugar. Recuerdo un partido fuera de casa en Galdar mi primer año en Santander. Puede que hubiera solo poco más de 100 espectadores allí…

Tu palmarés a nivel de clubes es impresionante, donde ganaste 6 ligas y 6 copas de Suecia, 1 liga alemana, 1 copa EHF y una Liga de Campeones. ¿Es la Liga de Campeones el objetivo de todo gran jugador? ¿Qué recuerdas de aquella final y de su celebración? ¿Cómo lo viviste como deportista a nivel de tensión, presión y exigencia?

Por supuesto, la Liga de Campeones es el punto culminante para todos los jugadores. Tener el beneficio de terminar mi carrera en el THW Kiel con una Champions League, así como la Liga Alemana, fue algo con lo que nunca soñé. Recuerdo que la final contra el Barcelona podría haber ido en cualquier dirección pero al final tuvimos esa pequeña suerte extra que nos permitió ganar. Mi penalti contra Juanin es naturalmente uno de los recuerdos más fuertes de aquella final.

Nunca sentí la presión de los aficionados o del club mientras jugaba. Me presioné mucho y sabía cuándo había hecho una buena actuación o no. Jugar los grandes partidos frente a las grandes multitudes siempre me empujó más lejos.

Mención aparte merece tu papel con la selección sueca, donde conquistaste 1 medalla de oro en el Campeonato de Europa de 1998 y 1 medalla de oro en el Campeonato Mundial de 1999. ¿Qué significó para ti vestir la camiseta de Suecia? ¿Cuánta presión tuviste al tener como referentes a dos leyendas como Mats Olsson y Tomas Svensson?

Se me permitió crecer lentamente en el equipo nacional, teniendo la fortuna de tener a Tomas y Mats y toda su experiencia. Jugué mi primer partido en 1992, pero fue en el Mundial en 1997 cuando sentí que podía sobresalir en mi juego. Jugar en la selección nacional es un gran honor y siempre me sentí orgulloso de llevar la camiseta sueca.

Fuiste nombrado mejor portero de los Campeonatos de Europa de 1998, 2000 y 2002. ¿Fue la mejor manera de demostrar que estabas al nivel de los grandes porteros suecos que te precedieron?  ¿Cómo valora uno los títulos individuales que logra dentro de un deporte colectivo?

Para poder recibir esos premios como portero se necesita una buena defensa del resto de jugadores, así como que tu equipo avance al menos hasta las semifinales de los torneos. En cada uno de estos Europeos la competencia fue muy dura con varios porteros y creo que siempre es un reconocimiento para quien recibe estos premios. Siempre es difícil valorar los títulos y las victorias, pero ser capaz de ganar un campeonato en casa fue para mí el mayor logro.

Tu retirada se produjo en 2010. ¿Cuáles fueron los motivos que te llevaron a tomar esa decisión en ese año? ¿Cuánto se echa de  menos los primeros años la competición, los partidos, los entrenamientos, los compañeros…? ¿Cuántas veces desde tu retirada te has vuelto a vestir de jugador para algún partido homenaje?

Junto con mi esposa ya había decidido volver a Suecia después de la temporada 2009-10. Probablemente podría haber jugado 1-2 años más, pero no me sentía motivado para seguir jugando. Como he sido entrenador del equipo juvenil desde entonces, no siento que me pierda nada en lo que respecta al juego. He jugado 3-4 partidos de exhibición/homenaje desde entonces. Por suerte, sin ninguna lesión.

¿Cuál es tu actual relación con el balonmano? ¿Eres asiduo en los pabellones viendo partidos o siguiendo a tu selección?

Como he mencionado, soy uno de los cuatro entrenadores del equipo juvenil masculino sueco y también entrenador de un equipo femenino de 14 años. Además de eso, trabajo como jefe de las ligas masculinas y femeninas en Suecia, así que diría que vivo con el balonmano más o menos veinticuatro horas al día.

Copyright 2019 - BalonmanoVeteranos.com. - Powered by jmmunozsantos.es