Entrevista a DENIS KRIVOSHLYKOV - BalonmanoVeteranos.comEntrevista a DENIS KRIVOSHLYKOV - BalonmanoVeteranos.com

LigasEquiposEntrevistasNoticias Multimedia Contacto
Entrevista a DENIS KRIVOSHLYKOV

Entrevista a DENIS KRIVOSHLYKOV

En esta ocasión viajamos hasta la lejana Moscú en la sección “BalonmanoVeteranos.com entrevista a…“, para charlar con toda una institución de nuestro balonmano, el extremo zurdo ruso Denis Krivoshlykov.

No se puede entender al Ademar de León sin uno de sus jugadores más emblemático, y es que hay que ser muy, muy bueno para ocupar el extremo derecho de todo un Ademar durante 13 temporadas consecutivas. León es su segunda casa y en León es un jugador extremadamente querido, respetado y admirado. Él dejó una importante huella en la afición leonesa, y León dejó una gran huella en Denis.

Extremo vertiginoso, rápido, listo y sobre todo enormemente efectivo. Poseía una calidad increíble y aunque no era muy amante de florituras y adornos, raro era que un lanzamiento suyo no acabara en las redes del equipo contrario. Legendario también su espíritu ganador y es que le ponía tanta intensidad y pasión a cada partido, que contagiaba a sus compañeros.

En sus más de 20 años como jugador en activo consiguió muchos títulos importantes como Ligas en Rusia o España, pero mención especial recibe su papel con la selección de su país y la enorme cantidad de medallas cosechadas: 3 Medallas de Oro (Juego Olímpicos, Mundial y Europeo), 2 de Plata (Mundial y Europeo) y 1 de Bronce (Juegos Olímpicos), siendo uno de los pocos jugadores de balonmano que ha disputado 4 Juegos Olímpicos.

En lo personal sigue siendo una persona muy cercana con la que es todo un lujo y un placer hablar de balonmano y escuchar sus vivencias y anécdotas. Tenemos la gran suerte de que seguirá visitando nuestro país con la frecuencia que le permita su trabajo y podremos verle nuevamente por León.


TRAYECTORIA

1990-99 CSKA Moscou
1999-12 Ademar León


PALMARÉS

Selección Nacional
Medalla de Oro en Juegos Olímpicos de 2000 (Sydney)
Medalla de Bronce en Juegos Olímpicos de 2004 (Atenas)
Medalla de Oro en Mundial 1997
Medalla de Plata en Mundial de 1999
Medalla de Oro en Europeo de 1996
Medalla de Plata en Europeo de 2000

Clubes
2 Ligas Rusas
Liga Asobal
Copa del Rey
Copa Asobal
Recopa de Europa


MÉRITOS PERSONALES
Elegido mejor extremo derecho del Campeonato Europeo de 2002

Preguntas

Un total de 13 años en León, que se dice pronto… ¿Cómo se produjo tu llegada al Ademar? ¿Quién fue el artífice de tu llegada? ¿Qué conocías de León y del Ademar cuando te propusieron tu fichaje?

Esta pregunta me la han hecho mil veces, pero no me importa volverlo a contar. A mí me fichó Manolo Cadenas, así que si has escuchado otra historia, no es cierta. Como gran entrenador que es, siempre trataba de estar enterado de los  jugadores interesantes que podía haber por Europa para poder ficharlos.

Yo sabía del Ademar por el nombre, porque era uno de los 3 primeros equipos de España que peleaba por los títulos. No conocía a ningún jugador de la plantilla y de León no conocía nada. Sí que sabía que España tenía una de las ligas más potentes del mundo y yo quería jugar en España. Además, pienso que rusos y españoles tenemos ciertos parecidos como que nos gusta bromear y sobre todo que nos gusta hablar muy alto (risas). También he de decir que el clima de león me gustaba, en verano no mucho calor salvo algún día, y con inviernos de frío a lo que estamos acostumbrados los rusos.

Eres leonés de adopción y seguro que la ciudad, la afición y el club tiene un sitio privilegiado en tu corazón. ¿Qué significa León y el Ademár para ti? ¿Qué encontraste allí para no moverte hasta tu retirada, teniendo como tuviste, tantas ofertas para cambiar de equipo?

Para mi León es mi segunda casa. Lo llevo en mi corazón  y guardo grandes recuerdos de la gente. Llegué joven y allí me hice un hombre después de tantos años. El Ademar también.

Me gustó todo tanto, que no tuve la necesidad de cambia de club en 13 años. La Directiva era fantástica, el equipo y la ciudad, y los jugadores. Pasé muchas cosas buenas allí y eso me hacía no pensar en irme. Con Juan Arias tenía muy buena relación y siempre nos entendimos. ¿Para qué marcharse si todo iba bien? Soy una persona a la que no le gusta ir cambiando porque eso supone tener que adaptarse de nuevo, y en León estuve fenomenal. En Rusia solo jugué en dos equipos, y en el CSKA fueron 6 años, y de ahí al Ademar 13. Me gustar estar en un sitio, y si estoy bien, quedarme. Sin embargo, tengo amigos y compañeros que prefieren cambiar cada 2-3 años porque les gusta cambiar.

En aquella época era común que muchos compatriotas rusos llegaran a una de las dos mejores ligas del mundo. ¿Respondió la Liga Asobal a las expectativas que tenías? ¿Cómo viviste la evolución y posterior declive de nuestra competición?

Creo que el mayor bajón fue en el año 2007-08. Pero en aquellos años yo cogí mucha energía y tuve años muy dulces así que mis recuerdos no son negativos. Si es verdad que pasamos de tener a los mejores jugadores del mundo, y tuve a muchos de ellos de compañeros, a ver como los jugadores marchaban a otros equipos. La verdad es que tuve mucha suerte de poder jugar con estos jugadores, y es que puedes jugar 30 años y no habrás jugado con tanto gran jugador como jugué yo en el Ademar.

Has compartido vestuario con las grandes leyendas del Ademar, siendo tú una de las más grandes del club. ¿Qué compañeros fueron los que más te sorprendieron por su categoría deportiva y personal? ¿Con cuáles de ellos guardas aún contacto?

Sabes que pasa, que no puedo nombrar a unos porque me dejaría a otros, y no quiero que nadie se enfade. Yo venía de jugar en Rusia con muy buenos jugadores y era difícil que me sorprendieran, pero si había grandísimos jugadores cuando llegué.

Me gustó mucho jugar con todos los profesionales con los que jugué en el Ademar. Todos los compañeros que tuve fueron buenos profesionales. Se preparaban bien en los entrenamientos, se dejaban la piel en los partidos y es que de otra manera no habríamos conseguido títulos.

Todos grandes jugadores y sobre todo muy buena gente. Relación sigo teniendo con Martin Stranovsky, con otros hablo pero con menos frecuencia, por ejemplo con Juanin García que entrenaba a mi hijo en León. También con los rusos que coincidimos en León, y como no, con Manolo Cadenas, somos amigos. Con Jordi Ribera cruzo correos, y es que fue también un grandísimo entrenador con el que tuve la suerte de poder trabajar con él. Cadenas y Ribera han sido dos grades entrenadores y quitando a Maximov, que para mí es más especial, ellos dos son top.

Eras un extremo tremendamente rápido, sumamente efectivo y realmente técnico. ¿Cómo te definirías a ti mismo como extremo y como compañero? ¿Dónde crees que destacabas y eras superior al resto de extremos zurdos?

Normalmente cuando se pregunta a la persona por uno mismo, es muy complicado de responder. Creo que debería ser otra gente la que hablara de mí.

El año pasado me hicieron llegar una encuesta que realizaron en León y salí como el mejor extremo derecho de la historia del Ademar. Tuve grandes compañeros en el extremo derecho, y todos competimos por el puesto, y eso creo que es bueno porque te obliga a dar lo mejor. Recuerdo a Antonio Carton, Ricardo Costas, etc… En el Ademar siempre jugaron grandes jugadores en todas las posiciones, y en la mía también.

A Antonio Cartón le guardo mucho cariño, cuando yo llegué a León el ya estaba y jugó muy, muy bien. Compartimos muchas veces habitación y me ayudó incluso con el español.

A lo largo de toda tu carrera has visto muchísimos extremos zurdos… ¿quiénes son los jugadores de tu misma posición que más te han gustado? ¿Quiénes te inspiraron en tus inicios y quienes crees que son los mejores en la actualidad?

El que más me llamó la atención cuando llegué a León fue Juanin García. Éramos muy parecidos, en lo físico, la velocidad, la técnica… Juanin hace más roscas, yo trataba de ser más seguro porque las roscas suponen mucho riesgo. Aunque jugáramos en extremos diferentes, también competíamos por ejemplo con los contrataques.

Carlos Lima también fue un gran jugador, con un gran salto… podría saltar medio campo de un salto. Creo que hizo atletismo también y eso se le notaba, saltaba como un saltamontes.

Martin Stranovsky también fue espectacular, Santiago Urdiales también fue un gran extremo, muy buen jugador.

Seguro que me dejo alguno, espero que no se me enfade nadie. Todos los extremos del Ademar han sido muy buenos.

Tu papel con la selección también está plagado de éxitos, y es que además de otras medallas tienes un Oro en Juegos Olímpicos, Europeo y Mundial. ¿Qué significó para ti vestir la camiseta de la selección? ¿Cómo viviste los acontecimientos políticos de tu país y la forma en que afectaron al balonmano a nivel de selecciones?

Estuve en 4 olimpiadas, que no hay mucha gente que pueda decir lo mismo: Atlanta 96, Sidney 00, Atenas 04 y Pekin 08.

Jugué en la selección juvenil de la URSS, y con la URSS la preparación era muy, muy fuerte, por eso también se ganaban muchos títulos. Con Rusia imitamos la preparación de la URSS pero acabamos perdiendo aquella forma de preparación y eso se ha notado en los resultados.

En Rusia el balonmano ha perdido mucha presencia, sobre todo en los colegios. En mi época se entrenaba dos veces al día, y también entrenábamos. Y ahora, estoy trabajando en Moscú, dentro del Área de Deportes del Gobierno de Moscú para recuperar las escuelas para el balonmano. Me dedico a recuperar el deporte escolar en los colegios, centrado especialmente en el balonmano. Ayudo a los entrenadores y monitores para que sepan preparar bien a los chavales y que estos suban de nivel más rápidamente.

Te retiraste en 2012 a los 41 años, algo que muy pocos logran. ¿Dónde estuvo la clave de tener una trayectoria tan dilatada en el balonmano de élite? ¿Cómo fue en tu caso el proceso para tomar la decisión de dejar la práctica del balonmano profesional?

Si eres profesional y te cuidas bien, sigues bien y llegas a los 41. Hay que controlar lo que se puede y lo que no se puede hacer, tanto las grandes cosas como las pequeñas porque todas cuentan e influyen a la hora de estar bien física y mentalmente. He sido como la gente normal, pero con un poco más de control sobre las cosas. También hay que reconocer que la genética ayuda. Yo tengo la suerte de que podía comer y no cogía peso.

Siempre dije que podría haber jugado más, pero bueno, las cosas se dieron así y tuve que marchar del Ademar.

Actualmente resides en Rusia… ¿Sigues vinculado al balonmano o cerraste aquella etapa con todas sus consecuencias? ¿Hasta qué punto se echa de menos la pega, el balón, la competición y los compañeros?

El año pasado jugué el Campeonato de Moscú donde juegan equipos de veteranos y los jóvenes juntos. En León si he jugado alguna vez con los veteranos del Ademar.

Jugar contra jóvenes tiene sus riesgos porque los golpes te duran más.

Otra cosa que hago es jugar al futbol sala con el equipo del CSKA.

También me llaman de la selección de veteranos de Rusia, pero no suelen venirme bien las fechas. Ir a los campeonatos internacionales me es muy complicado porque por temas de trabajo no puedo coger tantos días para poder ir. Además se juegan 2-3 partidos al día y si aquí juego un partido a la semana y lo noto, jugar varios al día me dejaría muerto (risas).

Imaginamos que en León debes tener multitud de buenos amigos… ¿con qué frecuencia vienes a visitarlos? ¿Cuándo te veremos de nuevo por España?

Estuve hace poco 3 semanas de vacaciones viendo a mis hijos. Estuve cerca de Tarragona en la playa.

Tengo muchas ganas de ir a León porque tengo muchos amigos con los que hablo por whatsapp y siempre es un placer regresar a mi segunda casa.

Copyright 2019 - BalonmanoVeteranos.com. - Powered by jmmunozsantos.es