Entrevista a DAVOR CUTURA - BalonmanoVeteranos.comEntrevista a DAVOR CUTURA - BalonmanoVeteranos.com

LigasEquiposEntrevistasReportajesNoticias Multimedia Contacto
Entrevista a DAVOR CUTURA

Entrevista a DAVOR CUTURA

Muy pocos jugadores se han caracterizado por la elegancia y la clase de su juego, y es precisamente lo que siempre ha derrochado en el 40×20 el primera línea serbio Davor Cutura. Un jugador con una exquisita técnica y una estrecha relación con el gol… no en vano fue el máximo goleador de la Liga Asobal en 2007.

España ha sido parte importantísima en su carrera deportiva, y es que llegó al Teucro en 2001 para jugar después en Arrate, Granollers y Valladolid. Portugal, Qatar y Francia fueron sus destinos posteriores antes de regresar nuevamente al Teucro la temporada 2018-19. En la actualidad es jugador-entrenador en Italia con vistas a retirarse definitivamente de la pista y empezar una nueva y exitosa etapa centrada única y exclusivamente en los banquillos.

Su apellido es toda una garantía de saber hacer en una pista de balonmano, y es que es el hermano pequeño de otro clásico de nuestra Liga Asobal como fue Dalibor Cutura… al que tendremos en breve en esta sección de entrevistas.

En este tiempo de pandemia y confinamiento lo encontramos en tierras gallegas con su familia, y es que su vinculación con nuestra tierra excede lo meramente deportivo. Un tipo fantástico que nos ha tratado con enorme exquisitez, y al que queremos agradecerle todo lo que ha aportado a nuestro balonmano y desearle todos los éxitos en el futuro.


TRAYECTORIA

Hasta 2001 RK Crvenka (Serbia)
2001-05 SD Teucro
2005-07 JD Arrate
2007-10 Bm Granollers
2010-12 Bm Valladolid
2012-13 Benfica (Portugal)
2013-14 Al Ahli (Qatar)
2014-15 Al Quiyad (Qatar)
2015-16 Chartres MHB (Francia)
2017-18 Limoges Hand (Francia)
2018-19 SD Teucro
2019-Act  SSV Brixen Handball (Italia)

 

Preguntas

Este año te encuentras jugando en Italia, y la primera pregunta es obligada… ¿Qué tal te encuentras tú y los tuyos? ¿Cómo estáis viviendo el impacto del coronavirus en el país transalpino? ¿Cómo llevas el confinamiento y como tratas de mantenerte en forma?

Sí, el destino esta vez me llevó a Italia, donde hasta el momento solo tengo palabras de elogio. Vivimos en una zona espectacular Alto Adige donde afortunadamente no hubo impacto   de covid 19 y la vida está volviendo a la normalidad, pero sorprendentemente fue en Galicia, donde tres semanas después de llegar, mi familia y yo dimos positivo en Covid 19, con síntomas leves pero que desde el primer momento nos parecieron distintos a cualquier otra dolencia conocida.

Personalmente  el confinamiento ha pasado  muy rápido las primeras semanas a pesar de estar contagiados y el cansancio que conlleva la enfermedad, pero ahora se me está haciendo un poco más difícil ya que me siento mejor pero las rutinas en casa no son fáciles de cumplir con peques y la paciencia a veces también se confina…

En relación a la forma de mantenerme en forma, ha sido imposible durante las primeras semanas y ahora intento correr en  la cinta y hacer alguna tabla de ejercicios de fortalecimiento y core.

De origen serbio, donde el balonmano siempre ha sido un deporte importante, ¿cómo fueron tus inicios en el balonmano? ¿Por qué este deporte y no otro? ¿Qué consideras que lo hace especial respecto al resto de deportes?

Hablar de balonmano es hablar de la antigua Yugoslavia donde nacieron muchos de los grandes de este deporte. Desde niño nuestra cultura implica la práctica inexcusable de deporte, posteriormente con la magnificación del fútbol como niño empecé a entrenar ese deporte y no fue hasta los 10 años cuando motivado por un gran entrenador de mi ciudad empecé a entrenar, y a los 15 años ya había abandonado mi casa y firmado mi primer contrato.

Yo amo todos los deportes, ahora lo que más practico es tenis y golf. Pero el Balonmano es único, es un deporte más complicado de lo que a priori la gente ve y ahora que tengo la doble misión entrenador y jugador me estoy dando cuenta de muchos factores que antes se me pasaban por alto…

Es un deporte especial ya que no es posible jugar al balonmano sólo por tener unas  buenas cualidades físicas sino que es necesario tener un control mental muy grande al ser junto con el rugby un deporte de contacto directo y sobre todo un plus de inteligencia ya que cada jugada es clave y cada gol es el resultado de una respuesta colectiva previamente estudiada, desarrollada y practicada que la hace única y llena de espectáculo.

Gran parte de tu carrera deportiva ha transcurrido en España… ¿Cómo definirías cada uno de los clubes en los que has militado y tu etapa en ellos?

SD TEUCRO: ha sido el club más especial para mí. Me dio la oportunidad de aprender profesionalmente en la mejor liga del mundo en su momento y personalmente fue en Pontevedra donde encontré mi segundo hogar. Aquí estoy hoy  y estaré de por vida  vinculado a esta ciudad por mis hijos y siempre agradecido a todos aquellos que me ayudaron a crecer como jugador y como persona.

 

JD ARRATE: Era un club modesto pero que me hizo sentir grande. Fue  una etapa de desarrollo y puesta en práctica de esos conocimientos absorbidos. Tuve el honor de jugar de nuevo con mi hermano, mi referente y mi apoyo incondicional así que fue muy fácil jugar a su lado y convertirme en máximo goleador de la liga.

 

BM GRANOLLERS: Un club grande, histórico, profesional, con grandes expectativas que había apostado fuerte por mí, pero la crisis económica llegó y el último año todo se complicó. Me quedo con la final de la copa EHF contra Gumersbach como uno de los mejores momentos vividos.

 

BM VALLADOLID: hablar de Valladolid es sin duda hablar de Pastor… de Juan Carlos Pastor. Época de aprendizaje continuo y a nivel personal muy agradecido por la oportunidad que me dio ya que supuso un antes y un después en mi balonmano, perfeccionó mi juego y me ayudó a crear colectivamente una nueva visión del balonmano que me ayudó como aprendiz, me ayuda como jugador y me ayudará como entrenador. Siempre le estaré agradecido pero sin olvidarme de los grandes jugadores que me rodeaban, un equipo grande, lleno de estrellas y calidad, cuyo mejor momento fue haber tenido la oportunidad y el placer de haber jugado la Champions league.

Viviste y fuiste protagonista de aquella Liga Asobal que era la envidia de toda Europa. ¿Qué recuerdos guardas de aquellos años? ¿Qué jugadores, de aquellos a los que te enfrentaste aquella época, te resultaron los más espectaculares?

Son recuerdos inolvidables, plantarme como un niño en un pista donde enfrente estaban Tuchkin, Jakimovich, Nesterov, Jovanovic, Richardson, Dujshebaev, Svensson, Barrufet, Stocklen, Cavar, Masip y muchos otros…

Me siento afortunado ya que esos jugadores son insustituibles en la historia del balonmano y lamentablemente el balonmano de hoy en día no tiene la suerte de poder contar con este tipo de talento innato y natural que hizo de cada minuto un auténtico espectáculo.

Con el Bm Valladolid estuviste a punto de conquistar una Copa del Rey en 2011. ¿Qué lecciones deja una final perdida y qué valor se le da con el paso del tiempo a un subcampeonato? ¿Qué enseñan las duras derrotas que no enseñan las victorias?

Haber llegado a la final para nosotros era un gran logro. Además enfrente teníamos al gran equipo del FC Barcelona. El tiempo te enseña a que hay momentos que no se pueden olvidar, la sensación de la derrota es dura, pero real, donde la mente te lleva a querer evitar de cualquier modo ese fracaso y a no querer revivir esa situación. Para ello pones en funcionamiento todas tus armas psíquicas y físicas para volver a levantarte y empezar el lunes con una mochila llena de errores que no se pueden repetir… de las victorias no se aprende tanto como de las derrotas, los fallos se olvidan tras el partido ganado y el lunes te crees el Rey de Mambo.

Muchos años en España que han servido para que nos conozcas muy bien. ¿Qué destacarías de nuestra cultura? ¿Qué es lo que más te ha gustado de vivir en España? ¿Qué costumbres nuestras has integrado a tu vida?

Mi cultura es muy parecida a la española, así que para analizarla sólo tengo que dar un paso y compararla con países como Alemania, Francia, Paises Nórdicos…donde te das cuenta de la suerte que hemos tenido por aterrizar en España. Desde la sociabilidad y generosidad de su gente, pasando por su maravilloso clima y gastronomía para terminar con vuestra maravillosa forma de ver la vida sin prejuicios ni complejos.

Mi vida, desde que me levanto hasta que me acuesto, es muy parecida a la de muchos españoles. A veces intento introducir algo de disciplina, planificación…pero ya está ahí mi mujer para recordarme que vivimos hoy y que mañana Dios dirá (risas).

También has jugado en diferentes países con culturas muy distintas… ¿Qué te ha aportado a nivel personal y deportivo el haber jugado en cada uno de esos países (Portugal, Qatar, Francia e Italia)? ¿Dónde te ha sido más sencillo integrarte y dónde costó más por las diferencias culturales?

A nivel personal me quedó con la suerte que he tenido de vivir en cada uno de esos países rodeado siempre de mi familia, esa fue siempre mi prioridad así que la adaptación fue fácil.

En cada uno de esos países he vivido momentos personales inolvidables y me quedo con los  grandes amigos que he hecho.

A nivel profesional desembarcar en Portugal y jugar en un Club como SL Benfica fue vivir el balonmano dentro de uno de los grandes clubs de futbol de la historia, lo que implicaba tener al alcance de tus manos todas las facilidades y ventajas posibles.

Los momentos vividos en Doha, Abu Dabi…son irrepetibles, jugar solo para un jeque y su séquito; vivir en hoteles de 5 estrellas, o que hay que dejar el coche encendido por el calor que hace…un choque cultural pero a la vez una admiración y respeto a su forma de vida.

En Beirut haciendo la preparación para el torneo Asiático disfruté mucho de una ciudad que más me ha sorprendido de tantos que he visitado. Junto con Edu Fernandez, Hombrados, entre otros…vivíamos en Beirut en un momento bélico, delicado y con inseguridad, pero pudimos sacar muchas cosas positivas, inolvidables de esa aventura.

Francia fue el retorno a la realidad, a la rutina occidental, a la comparación con España, al análisis de su gente, de sus costumbres y en definitiva el retorno al balonmano profesional. Una liga que ocupó el lugar que correspondía en su día a la liga Asobal.

Italia ha sido una apuesta profesional y personal muy cuestionada pero que finalmente me alegro de haber tomado ya que implicaba un nuevo traslado para mi familia que en estos años ya había aumentado bastante y estaba asentada en España tras mi segunda etapa en el Teucro, pero con sacrificio hemos conseguido volver a encontrar nuestro hogar en Italia y a nivel profesional estoy sorprendido de la profesionalidad del club SSV Brixen, de la responsabilidad y empeño de mis jugadores que mayoritariamente son amateur, y este paso por la cultura germana y es que Alto Adige o Südtirol antiguamente pertenecía al reino Austro Húngaro.

Háblanos de las diferencias a nivel de concepción del juego y de su desarrollo en la pista, que te has encontrado en los países en los que has jugado y que diferencias observaste respecto a nuestra particular forma de entender el balonmano y practicarlo.

Cada vez más la visión del balonmano está globalizada. En España se han dado muchos factores favorables en un mismo lapso de tiempo. Ha tenido la suerte de que durante muchos años se ha hecho un reclutamiento de los mejores jugadores del mundo, que venían atraídos por una recompensa económica. El país era un atractivo potencial, las ligas que nos rodeaban no eran fuertes y contábamos con entrenadores formados y especializados, eso hizo que se marcase una diferencia. Lamentablemente nuestros maestros han tenido que emigrar y hoy en día imparten sus lecciones magistrales por todo el mundo, un Valero en Qatar, un Pastor en Hungría, un Dujshebaev en Polonia… Una globalización en toda regla que ha hecho que España se vaciase de talentos ya que la crisis económica marcó el éxodo de sus estrellas.

Siempre has sido un primera línea muy versátil que además ha tenido una relación muy estrecha con el gol, no en vano en 2007 fuiste el máximo goleador de nuestra Liga Asobal. ¿Cómo te definirías como jugador? ¿Cómo nace y se conserva esa facilidad para meter goles? ¿Cómo has trabajado a lo largo de tu trayectoria la capacidad de lanzamiento?

He sido dos veces máximo goleador de la liga Asobal, en 2007 y esta pasada temporada con 40 años… El análisis os lo dejo a vosotros.

Me considero un jugador polivalente, que se encuentra cómodo jugando en las dos posiciones, como lateral o central. Mi relación con el gol es innegable, creo que soy el séptimo máximo goleador histórico en mis 12 temporadas en Asobal. Pero cuando salgo a la pista mi primera opción no es el gol. Quién ha jugado conmigo sabe que intento hacer juego para todos, soy  jugador de equipo, el que por encima de todo quiere ganar. Además me considero más un creador que un goleador.

Mi técnica de lanzamiento creo que es innata, es una cualidad que se tiene o no, y que se puede mejorar y perfeccionar algo con el paso de los años. Personalmente no hago nada especial para potenciar mi lanzamiento, no tengo rutinas ni hábitos especiales de ensayo más que entrenar duro cada día para ser mejor que ayer, y así será hasta el último entrenamiento que haga como jugador de balonmano.

Has estado a las órdenes de muchos y muy buenos entrenadores. ¿Cuáles destacarías como los más interesantes por su capacidad táctica, su manera de gestionar el grupo y su nivel de competitividad?

Sin duda mi mejor entrenador ha sido y será Juan Carlos Pastor. Como ya he comentado marcó un antes y un después en mi carrera profesional y estoy seguro de que si nos hubiésemos encontrado antes mi trayectoria profesional hubiese sido mejor.

Igualmente agradezco a cada uno de mis entrenadores por haberme dado la oportunidad de jugar, por ayudarme a crecer como jugador y por haber creído en este deporte tan pequeño pero tan especial.

Sabemos que también te implicas con la formación de los más jóvenes y que has tenido campus en los que trabajar y desarrollar el balonmano de base. ¿Qué tiene de especial trabajar con niños y adolescentes? ¿Qué te aporta a nivel personal y cómo lo disfrutas?

Nuestro Campus nació con el objetivo claro de devolver al balonmano toda la riqueza y formación que yo había recopilado durante tantos años y poder compartirlo con los más jóvenes. Era una obligación para mi seguir el legado de todos aquellos que hicieron tanto por este deporte. Lo fácil para mí era hacer otros proyectos que me reportasen otros beneficios pero decidí que era un deber y tenía la necesidad de devolver algo a mi gente de balonmano y a la ciudad de Pontevedra.

Esta temporada será tan atípica como recordada por el parón  obligado, pero… ¿Qué planes a futuro tienes? ¿Hasta cuándo de corto en el 40×20? ¿Seguirás después vinculado al balonmano como entrenador?

Estoy deseando que esta situación termine y me den la posibilidad de poder volver a la rutina, así que empezaría  los entrenamientos en cuanto me lo permitan.

Actualmente milito en las filas del SSV Brixen Handball y lo hago como entrenador-jugador, así que he tenido una gran oportunidad para desarrollar esta doble faceta que me ayuda a que mi transición de jugador a entrenador sea de forma natural y pueda disfrutar de ambas visiones paulatinamente sin prisas y disfrutando de cada segundo como si fuese el primero dentro de la pista. Mi próximo objetivo es conseguir el primer puesto en el campeonato italiano, retirarme como jugador y empezar mi trayectoria como entrenador.

Ya sabes que eres muy querido y admirado en España… ¿Cuándo te tendremos de nuevo por aquí, aunque sea de visita?

Muchas gracias, agradezco vuestras palabras. Creo que uno es querido en esos sitios donde se siente bien y estar en España para mí es siempre un placer aunque ahora esté confinado en un maravilloso pueblo de Galicia. Invito a todos a disfrutar de la vida y que cuando puedan vengan a las Rias Baixas a disfrutarnos. Un saludo y un fuerte abrazo a todos y hasta pronto.

Copyright 2019 - BalonmanoVeteranos.com. - Powered by jmmunozsantos.es